Moralejas de sobacos olorosos

Ayer, como cualquier otro martes de rutina, fui al gimnasio a recuperar mi paz mental luego de haberme comido la vida y media el fin de semana, por supuesto habiendo aprovechando también el lunes festivo para seguir con estos pecaminosos ejercicios mandibulares. Fui a la clase de spinning, ajusté la bici y empecé a pedalear. […]