Barcelona y sus visitantes de verano

Tourists, por matteobertelli

He descubierto que no hay forma más segura de saber si amas u odias a alguien que hacer un viaje con él

-Mark Twain

Los viajes no sólo ayudan, como dice Mark Twain, a descubrir tus verdaderos sentimientos hacia los que acompañan tu travesía, sino también si agregamos la frase  “… y tampoco sabes si amas u odias a un turista hasta que lo ves de vacaciones” podríamos afirmar la importancia de la convivencia no solo entre compañeros de viaje sino también en la interacción del grupo hacia su entorno a visitar. Vivir en Barcelona es sinónimo de contacto periódico con viajeros de todo el mundo, especialmente cuando el termómetro empieza a marcar los 25 grados. Se puede empezar a oír la música de los chiringuitos en la playa y ver sentadas allí a un grupo de chicas levantando el brazo derecho con el dedo índice apuntando al cielo y gritando “BARCELOUUUNAAAAA BABYYYYYY”, mientras realizan una especie de baile ritualístico vacacional (¡es que todas lo hacen igual!), seguido de un “uuuuh, uhhhh” que dejan gestos de sorpresa hasta en las gaviotas.

¡Has acertado! Este artículo no será sobre lo maravilloso que es conocer a gente viajera en Barcelona, sino sobre el fastidio que provocan algunas conductas generalizadas de los visitantes de esta ciudad, la cual cada verano los recibe con los brazos abiertos y lo que más recibe a cambio es una conducta que está muy lejos de ser un ejemplo de civismo y respeto. Puede que hayan personas que piensen lo contrario pero, desde un punto de vista personal y como habitante de unos de los barrios más turísticos de Barcelona, siento la necesidad de crear una especie de  “manual de supervivencia” que probablemente nunca será visto por los ojos de ninguno de los visitantes con sombrero mexicano paseando por Las Ramblas ni por ninguna de las espanta gaviotas de las que he mencionado anteriormente, pero al menos dejo constancia de algunas cosas que a todos los que vivimos permanentemente en esta ciudad nos toca soportar cada verano y que nadie puede hacer nada al respecto, más que optar por playas remotas y fiestas clandestinas. No está de más decir que este manual no tiene la intención de promover ningún ánimo de discriminación hacia ninguna nación, edad ni sexo, sino simplemente brindar algunos consejos para los que tengan el deseo de visitar Barcelona y que no desee pertenecer al grupo de personas a las que los habitantes permanentes quieren evitar.

Groeten uit Barcelona, por eendje32

REGLA DE SUPERVIVENCIA Nº1: Barcelona no es España. Seguro que has llegado ansioso por comerte una “tortilla española”, pero si vas a un bar o restaurante lo más correcto sería que pidas una “tortilla de patatas”. Cataluña se enorgullece por ser una región con una cultura propia muy distinta al resto de España. Aquí viene el pan con tomate antes que la tortilla, así como el catalán antes que el castellano…. ¡y a ver si descubres cuál es el animal oficial de Cataluña!

REGLA DE SUPERVIVENCIA Nº2: Barcelona tampoco es México…así que el sombrerito de la siesta lo guardas para cuando vayas a Cancún o a Tijuana.

REGLA DE SUPERVIVENCIA Nº3: Mantén tus conversaciones dentro del perímetro de tu mesa, o quizás un poco más. Por más que pienses que lo que estás diciendo es de interés nacional, lo más probable es que lo único que estés ganando con esto son los deseos de tus vecinos de mesa de cerrarte el pico con un mondadientes. Recuerda que Barcelona también es un sitio donde viven personas y no una parada vacacional temporal.

REGLA DE SUPERVIVENCIA Nº4: Si tardan un poco más de lo que estás acostumbrado/a en la cola del supermercado, en traerte la cuenta o en responder tus preguntas, sé paciente y deja de lado el “tratamiento capitalista”. Disfruta del tiempo de espera observando tu entorno y la diferencia de comportamientos cotidianos entre culturas ¡Barcelona es una ciudad especial para esto por su diversidad de culturas!

REGLA DE SUPERVIVENCIA Nº5: Esta no se aplicaría a las personas que entienden mi blog, pero no quisiera dejar de mencionarlo igualmente. Aprende aunque sea a decir “gracias” o “por favor” , preferentemente en catalán pero tampoco vendría mal si lo dices en castellano. No hay cosa que demuestre menos interés por la cultura del país donde te encuentras que asumir que todos hablan tu idioma y que si no lo hacen son tontos o retrógrados.

REGLA DE SUPERVIVENCIA Nº6: Beber y salir por las noches es extremadamente divertido, pero a nadie le gusta ver un grupo de cotorras parlanchinas destruyendo todo lo que ven en su camino. Sé conciente de tu entorno y respeta el descanso de los vecinos. Y por último…

REGLA DE SUPERVIVENCIA Nº7: No vengas a Barcelona sólo por las fiestas, o al menos si lo haces intenta seguir la regla nº 6 lo mejor que puedas. Intenta descubrir las miles de actividades culturales que esta hermosa ciudad tiene para ofrecerte. Aprende de la gente y habla con ellas, paséate en bici, disfruta de un vermut, ¡aprende cómo se hace un buen pan con tomate! …

Atrévete a conocer el lado cotidiano de Barcelona.


Anuncios

5 pensamientos en “Barcelona y sus visitantes de verano

    • ¡Muchas gracias por vuestros comentarios! Me alegra saber que este post servirá de algo. Una lástima que este blog (por decisión propia) sea sólo en castellano, porque me sentí tentada a escribirlo en inglés 😉

  1. ME quede con las ganas de sentirme una guirii Más y comprarme el Sombrero mexicano!!! Dam it! jajajaajajaja para cuando vaya a Cancún voy a comprarme una figura de la Sagrada Familia!! jajaj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s