Fastvínic – cuando el arte se hace bocadillo

Cuando los minutos libres escasean y las tripas empiezan a dar un concierto público, no hay mejor solución que acudir a nuestro superhéroe entre panes. Sí, señores; hablamos de nuestro preciado bocadillo. Ya sea en pan baguette o chapata, integral o de semillas, el bocadillo se posiciona entre las primeras opciones al momento de comer algo ligero y rápido.

Que el bocadillo es una comida rápida no significa que sea siempre sencillo, poco saludable o de calidad “comible”. Gracias a sus infinitas combinaciones de ingredientes, ya sea de tipos de panes, salsas o rellenos, en el bocadillo se esconde un arte culinario que deleita tanto a la vista como al paladar. Si realmente queremos sustituir una comida real por un bocadillo, preparar un buen reemplazo no es tarea sencilla; tanto los ingredientes como el pan deben ser seleccionados cuidadosamente, ya que sino podría pasar que esta comida liviana se convierta en un ancla antidigestiva o, por el contrario, volvamos a necesitar refuerzos mandibulo-estomacales media hora más tarde.

Staff de FastvínicImagen de http://www.fastvinic.com

Por toda estas razones, quería contarles de un sitio que encontré yendo ayer al gimnasio (vaya, ¡qué saludable me siento contándoles esto! :D); se llama Fastvínic y si el bocadillo fuese rey de Francia, este lugar sería su Palacio de Versailles. Su virtud principal es la selección de los ingredientes. Todo lo que puedas llegar a comer y ver (ya que en esto incluyo hasta el mobiliario) viene de un sistema de comercio sostenible, donde los encargados de suministrar toda la materia prima para los bocadillos llevan cada día productos frescos, ya sean de tierra o de mar. La oferta gastronómica de Fastvínic también se extiende a un repertorio de más de 20 vinos, todos seleccionados por el mismo equipo experto de sommeliers de Monvínic, representando absolutamente todas las denominaciones de origen de Cataluña.

Me gustaría contaros aún más pero prefiero “dejar un poco de curiosidad” para que puedan visitar este rincón gastronómico encantador y os sorprenda aún más. ¡Id con hambre! … y no olvidéis de probar el yogurt de leche de oveja que está para meter los dedos en la tarrina hasta que parezca que no la hayan usado nunca 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s