Entrevista para Whatchado sobre estrategia de contenido en redes sociales

Entrevista Gabs

Esta es una pequeña entrevista para Whatchado sobre el trabajo que estoy haciendo para TEDxVienna en Austria, el cual ha llegado a ocupar un lugar muy especial en mi vida. ¿Por qué? Bueno, por todo lo que comento en la entrevista 😉

En resumen, lo que hago la estrategia de contenido para Twitter. Es un trabajo que amo porque puedo combinar una de las pasiones de mi tiempo libre (leer sin parar sobre tecnología, ciencia, innovación, etc.) con la misión de hacer un mundo un poco mejor cada día a través del intercambio de ideas y conocimiento.

En el vídeo comparto lo que hago a grandes rasgos por el hecho de no poder hablar hasta que me aburra (¡o le aburra al espectador!), pero si te interesa conocer más a fondo cada punto de esta entrevista te invito a leer el texto que encontrarás a continuación. La entrevista se realizó en inglés y es por eso que incluyo el texto en este idioma. ¡Mil disculpas por no tener el tiempo de traducir el documento completo! Espero que de igual manera puedan encontrarlo entretenido o inspirador.

Y no está de más decirte que si necesitas ayuda con tu estrategia de Twitter, siempre y cuando sea por una buena causa, me contactes para que conversemos sobre el tema. 😉

 3 Pieces of advice for your 14-year-old self…

A- If something doesn’t make sense now, just wait 16 more years and it will sink in.

B- It is VERY hard to become an astronaut, but try to become one anyway. If you fail, you will succeed in something else… for a while until you will fail again and then succeed again. Embrace failure. It will bring you good things in the future.

C- Enjoy your hypersonic metabolism while you still can.

What’s written on your business card?

My business card says “TEDxVienna – Social Media Team”, followed by a big space where I can write whatever I decide to share about myself at that particular moment.  Do you know why I love that? Because it gives me the freedom to reveal a different aspect of my job on every single card I give away. Let’s face it. Same as our daily life, we never do only one thing at our jobs, especially when we work in Social Media. We might be good at some things more than others, but the more we try to define ourselves the more we close opportunities to discover new ways to express ourselves. Being exposed to information makes us grow, change, mutate into something different with time. A blank card gives us the freedom to explore who we are today, look back to who we were yesterday and look forward to what we are going to be in the future.

What’s the coolest thing about your job?

It’s definitely the fact that I can combine work and common interests! I’m a person who enjoys reading. A lot. Especially when it comes to technology, science and innovation in general. I research for pleasure on this topics. What I love about working at TEDxVienna is that I can share all that reading with a team and an audience that are equally interested in these topics. We sparked so many interesting debates, questions, theories, and ideas together, turning them into a “something worth spreading”.

What are the limitations of your job?

It is very difficult to think of a limitation of my job because I really feel I’m doing what I was born to do, but if I have to mention something it would be the fact that a lot of times we would like to have a bit of an extra budget for activities besides the conferences to engage more with the whole TEDxVienna community. The conferences, as cool as they are, are aimed to invite us to be inspired, to learn, to reflect. I would love it if we could have more means to do fun stuff around the city with all supporters of TEDxVienna! I don’t lose hope, though. I’m sure it’s going to happen someday, and that you’ll all be there 😀

What’s your job about?

I’m officially one of TEDxVienna’s “Twitter lady”, together with my amazing partner in crime Silvia. Together we take care of the content strategy for Twitter. My job consists of a daily research routine about the latest developments in technology, science, design, architecture, gaming, all that fun stuff. Then the next step is to structure this research, squeeze it in the spectacular amount of 140 characters, and composing a dialog which aims to simulate the way we associate the end of one thought with the beginning of another to, in the end, reach the moment of “aha!”. My job is about offering food-for-thought in exchange for original approaches to knowledge through combining areas of interest in exciting ways, like shared economy and camping, or robotics and consciousness. Besides that I’m constantly reading about new ways to create interesting exchanges of knowledge. For example, through Twitter chats, in which we propose a series of questions around a certain topic and we all contribute with our thoughts related to the questions.

What’s your background?

I have a masters degree in Digital Arts, though it was really hard for me to admit that I wasn’t going to be an astronaut after all because I was so bad at physics 😀 Since I’ve always had too many interests, I wanted to have a plan B in case I decided to shift the course of my working life, so I also majored in Translation. By chance I started working in Social Media and I found out I was (with all due modesty) quite good at it! So, for the last 13 years of my life I’ve been designing, researching, translating, copywriting and creating content strategies for Social Media…and I still can’t believe I couldn’t become an astronaut.

Could someone with a different background do your job?

Of course! Social Media is all about combining information and making it interesting and engaging for an audience. There are 3 advices I would give for anyone who wishes to work in Social Media: 1- Stay informed. 2- Stay curious and 3- Share what you love, with as much passion as when you read it yourself for the first time.

Anuncios

That f*cking ‘Point B’

leaderImage by Studio AIO

I apologize if I’m not 100% fluent in English writing, since it’s not my native language, but I promise to do my best.

We’ve said it a million times; we’ve heard it even more. Life’s road is what counts, no matter where it leads you. But, up to what degree is society being truthful about this statement? We are constantly being told that we should do everything we can to reach that famous ‘point B’, that wonderful place where all our efforts will be rewarded, where we’re going to shine, where everyone will admire us, would like to be like us, and so on.

This ever-competitive attitude, based on my own personal experience, often leads to measuring the value of a person and the right of acceptance into society by how far down this ‘path to professional perfection’ is reached or the capability of being a good leader, to be superior to others, to have that ‘something’ that no one else has that apparently gives to the beholder the right to do certain things to other people that, most of the times, doesn’t benefit anyone else but him/herself.

Being seen as ‘normal’ is often looked down upon and even discriminated against. It is usually not OK to say that we’ve taken some time off work to cultivate our passions, to try to find new and alternative ways of living, to rediscover ourselves through a different perspective. It is assumed that we must spend too much time striving to achieve the perfect body, to have the perfect job, to buy the perfect house, regardless of the time invested to do so, thus leaving very little time (or no time at all) for deep thoughts, deep questions, quality time with friends and family, a good rest, quality meals, an engaging hobby, etc.

We are constantly being pressured, whether directly or indirectly, to be looking into the future, thus neglecting what’s happening here and now. This desperate calling for leadership is giving birth to brainless and heartless multi-headed monsters (since everybody has to be the ‘head of something’ these days), artificially kept alive by drinking liters of caffeine and feeding on the failures of other people. These monsters are so full of themselves that they are unable to see the emptiness of their souls. It’s almost as they voluntarily gave up their dreams and integrity for nothing more than an illusory status (call it social, professional, whatever).

I wonder, is it so bad to wish to be a butt instead of a head? 😀 . A body needs a butt as much as it needs a head. Why would a butt be perceived as something less than what it is, or its functionality being looked down on simply because it’s not at the top of the body? We’ve all experienced what constipation can do to our bodies and mind 😉 What I’m trying to say is, is it really that bad to just want to explore our own path, wherever this might lead us, without this meaning we are socially incapable of making a difference and gain ‘real’ respect within a mainstream society?

I’m neither an expert nor an avid bookworm, although I consider myself a well-educated person who has invested a considerable amount of time acquiring knowledge from good, reputable sources. I take pride in learning from human interaction, whether this means sharing thoughts through communities such as Ideapod or having tapas and wine at a bar in Barcelona, talking face to face with friends and strangers. Putting all my knowledge sources together, I’ve been able to understand that, up to a certain level, we are designed to compete and fight to reach those resources that are not easily available for everyone. Somehow that’s imprinted in our DNA, in our instinct of survival. However, given our point in human evolution, do we still have to turn against each other for our own benefit in order to survive? Or have we come to a stage in human existence where collaboration will be the gateway to the next evolutionary stage? Has the need of a one-person leader become obsolete? I would be happy to read your thoughts about it.

Carta para mi tío Ricardo…

heaven__by_Miglee Heaven, por Miglee

Mi querido tío Ricardo:

Hoy tus ojos van a ver el paraíso; hoy, vas a oír a abuelo llamando tu nombre y vas a sentir el calor de sus abrazos; hoy vas a poder saborear el descanso que vos, más que nadie, te merecés.

Justo ayer hablábamos con abuela de que ni siquiera podíamos decir de que eras fuerte como un roble, porque estábamos seguras de que el roble, cuando se acuesta a dormir, sueña con ser tu persona; ese hombre fuerte, paciente y con una simpatía digna de haberse ganado el apodo de “tío Payaso”.

Fuiste un hombre de ingenio, de emprendimientos, de aventuras; de noches de picardía con amigos, saltando las murallas del colegio para robar temas de exámenes; de cantar para tapar la voz de cualquiera que se sentase a la mesa a comer con nosotros y empezase a quejarse de algo. Fuiste vos el que cuando yo tenía tan solo 5 años, me enseñó cómo se hacían los cucuruchos de los helados, con tu propia máquina, y no sólo eso sino que me regalabas los conos que salían quemados porque sabías cuánto me gustaban. No te voy a mentir que me robé más conos de los que me regalaste, porque estaban tan buenos que me comí hasta los “fallados” que guardabas en una caja aparte.

Como buen arquitecto creaste hogares de familias felices; como buen fan del fútbol te enojaste todas las veces que perdió tu equipo, pero igual apoyaste siempre a todos porque sabías que amaban el deporte tanto como vos. Como buen curioso de la vida te sacaste un título de apicultor y tuviste el privilegio de tener tu propio imperio de abejas. ¡Cuán originales eran tus curiosidades, tío!

Me fascinaste con cada grosería que salió de tu boca porque reflejaban tu libertad de espíritu; ganaste mi amor nuevamente cuando tuviste que empezar a usar bastón y lo usabas como guitarra cuando me veías, para hacerme reír, porque para vos la felicidad de tus sobrinos siempre fue mil veces más importante que tu propio bienestar.

Hoy tengo tus ojos delante de mis recuerdos, mirándome contentos y satisfechos por las memorias que has creado en cada miembro de nuestra hermosa familia. Hoy dejaste de estar en una cama porque el cielo te llamó para ser parte de su gran liga de fútbol.

Gracias por habernos dejado el regalo de tu sonrisa y tu ejemplo de valentía de haber vivido cada día plantándole cara al destino y diciéndole “Destino puto! Acá mando yo”.

Te quiero, Tío Payaso, y sé que vas a seguir celebrando cada uno de nuestros goles de la vida desde arriba.

Momentos ‘Gabs’ – Porque todos tenemos uno


Si pudiese explicar un momento ‘Gabs’ en imágenes, esta sería bastante acertada

Todo empezó cuando llegaba a la casa de mi suegra en Viena, Austria para asistir a la boda del mejor amigo de Axel, mi chico. Como de costumbre recibí el pack de bienvenida: 8 grados (¡y eso que tuve mucha suerte!), lluvia y, el broche de oro y condecoración principal de mis viajes a esta histórica tierra de sabores salchichescos y sonidos agudos de ópera, una buena gripe. Este último regalo luciría fantásticamente con cualquiera de los vestidos maravillosamente veraniegos que escogí para la ceremonia de los novios; no quedaba duda.

La noche antes de la boda hice una pequeña encuesta entre amigos y familiares acerca de qué vestido veían más apropiado para el evento. ” El blanco y negro de flores bordadas, sin duda alguna”, dijo mi suegra, quien casi abraza y besa la prenda mientras suspiraba “Oh, ¡qué toque más cálido darías con este vestido!”. Luego, una amiga a quien nunca he visto fallar una sola decisión social en su vida me dio una respuesta aún más acertada; “si hay sol usas el blanco y negro con flores; si está nublado el violeta de seda, pero igualmente debo decirte que este vestido con flores es precioso”, comentario que, independientemente a las condiciones climáticas del día siguiente, ayudaron a alimentar mi vanidad hasta dejarla arrastrada y a punto de reventar por sobredosis de orgullo.

¡Llegó el día de la boda! Eran las 10 de la mañana y me encontraba gozando de la tranquilidad de haberlo dejado todo listo la noche anterior y del hecho de que la boda empezaba recién a las 2 de la tarde, por lo que me permití disfrutar de un buen desayuno y de admirar el talento de Axel en planchar mi vestido (felicito a mis suegros por este logro!), ya que mis dotes hogareños se limitan casi exclusivamente a la innovación culinaria. Cogí mi vestido perfectamente planchado y fui a cambiarme al dormitorio. Mirando atrás, puedo llegar a la conclusión de que deberíamos invertir dinero en el desarrollo de  bolas de cristal que predigan el futuro, porque qué bien nos vendría saber a veces el chistecito cósmico que nos espera a la vuelta de la esquina.

Acababa de poner la segunda pierna dentro del vestido y cuando empiezo a subir la cremallera oigo un claro y rotundo CRACK en el tejido. Adiós, 15 minutos de planchado perfecto; hasta nunca, intención ingenua de reparar la cremallera y, finalmente, bienvenido vestido violeta de seda arrugado que, ni siquiera teniendo el reloj de Hermione Granger para detener el tiempo, sería capaz de  tenerlo listo antes de la ceremonia. Qué podría condimentar mejor este momento que una buena lluvia y mi primera sangrada torrencial de nariz en mis 31 años de vida, a causa de la gripe. Por supuesto que para este momento ya tenía todo el maquillaje perfectamente acabado.

El castillo en cuestión…

Tras dos horas de viaje en coche, las cuales estimularon a mi vestido a alcanzar nuevos niveles y patrones de arrugas, llegamos a la boda. Los novios nos comunican que, como Axel era el padrino del novio y la novia no podía subir muchos escalones, seríamos los afortunados de disfrutar de la habitación nupcial del castillo donde se celebraría la cena. ¡Fantástico!… ¿o no?. A la mañana siguiente nos despertamos dándonos cuenta que, como de costumbre, no habíamos oído el despertador y teníamos tan sólo media hora para llegar al brunch dedicado a la pareja. Un pequeño detalle es que habíamos prometido al novio que “aprovecharíamos todas las bondades del dormitorio nupcial”, promesa que teniendo en cuenta las circunstancias horarias debía cumplirse en tiempo record.

Minutos antes de la tragedia…

Tras haber acabado de ….ejem…consumar la promesa, por completa sorpresa y como un misil guiado, me sale un estornudo sangriento que mancha por completo el albornoz (perfectamente blanco) que nos habían dejado como parte del “kit amor” de la suite nupcial. Axel, desnudo y desesperado, corre a mi auxilio intentando taparme los orificios nasales con una bola de papel higiénico (…y vamos creciendo en elegancia…) y así como un milagro divino pudimos salir  del castillo, a tiempo y desapercibidos, evitando tener que dar explicaciones sobre el incidente. Racionalizamos nuestro acto de desaparición con saber que la habitación ya estaba pagada y que no había necesidad de que ni nosotros ni nuestros amigos recién casados tuviesen que volver a aquel sitio. Cuán equivocados estábamos…

Ya en Barcelona, con la cabeza fría y la vergüenza bajo control, elaboré un email a los novios pidiendo disculpas por el caso del albornoz ensangrentado, por si alguna vez la historia llegaba a sus oídos. Mencioné que lo sentíamos mucho y que nos ofrecíamos a dar cualquier explicación necesaria al propietario del castillo. Dos horas más tarde recibo la siguiente respuesta:

Hola Gabs:

Efectivamente nos hemos enterado del incidente del albornoz, ya que tuvimos que regresar al castillo a recoger nuestros regalos. No os preocupéis por lo sucedido porque según el propietario, con los calzoncillos de Axel que encontró en la cama nupcial envueltos en una toalla junto a una bola de papel higiénico ensangrentado, habéis creado la mejor historia de amor que esa habitación haya vivido jamás.

Gracias por haber hecho historia en mi pueblo. Os esperamos siempre.

… y así es como pasamos a ser conocidos como los Bloody Sweeties del castillo de Graz. Dignidad CERO pero…¿qué noble realmente la tiene? 😉

Mi manera de decirte adiós

Image

Hoy fue el último día que tu cuerpo perteneció a esta realidad. Ya nos habíamos despedido hace varias semanas atrás, cuando me dejaste ver por última vez tu sonrisa, la cual se abría paso cálidamente entre aquellas gélidas máquinas que rodeaban tu cama en el hospital.

Tus mensajes, tus comentarios en mis fotos, todas aquellas aventuras que vivimos juntos y, por sobretodo, esa risa escandalosa que tenías, querido amigo, me recuerdan hoy que una amistad es mucho más que un acto de presencia. No nos veíamos mucho ya que ambos teníamos ritmos muy distintos – ya sabes que mis pilas generalmente no duran demasiado – , pero ahora mirando hacia atrás puedo sentir el legado que tus pasos han dejado en el camino de mi memoria.

Tu despedida me hizo reflexionar sobre cuánto tiempo pierdo a veces juzgando las actitudes de los demás. Cuántas veces, por rencor o por orgullo, no me atrevo a enmendar mis errores, cayendo así tan fácilmente en conclusiones falsas sobre cómo deberíamos vivir todos. Es demasiado fácil esperar a que se acabe la vida de una persona para decir “qué bien lo ha hecho todo y cómo admiraba su forma de ser”. ¿Por qué es tan difícil hacerlo cuando nuestros ojos aún se encuentran delante de los de nuestros seres queridos? ¿Por qué a veces nos empeñamos tanto en catalogar a un ser humano por sus errores mientras ignoramos la grandeza de su valentía al vivir día tras día bailando al son de los deseos de su corazón? Apreciado compatriota, me has hecho llegar a la conclusión de que el precio a pagar por ser cobardes lo pagamos con nuestra propia calidad de vida.

Tu partida me ha enseñado a aprender las cosas buenas y malas de cada una de mis experiencias, a saber valorar el camino que cada uno de nosotros emprende para encontrar la verdad, esté o no en armonía con lo que lo preestablecido nos obliga a creer. Me has hecho ver que el castigo principal por no intentar entendernos a tiempo es perder momentos que ya nunca volverán a poder ser.

Hoy, en el día que tu cuerpo viajará a lo divino, a otra dimensión o simplemente a la nada, quiero darte las gracias por enseñarme a ver el mundo con la libertad de un niño y con el coraje de un gran hombre.

Que descanses en paz, querido Diego.

Lección de vida con sabor a pollo y canela

Una última cucharada de la deliciosa sopa de pollo que había preparado para el almuerzo y ya estaba lista para el mejor momento de cada comida; ¡el postre! Con una sonrisa pícara fui al estante de los dulces y saqué de una de las cajas de la sección saludable el último bizcochito de avena y canela que casi parecía susurrarme frases sugerentes de lujuria gastronómica.

Con el mismo deleite de siempre, volví a leer su envoltorio para recordar una vez más de sus deliciosos ingredientes y, pensando en la limpieza de la casa, (más bien en la pereza de no tener que sacar otro plato limpio para un simple bizcochito, o bien llenar la mesa de migas que luego se convertiría en un trabajo “post placer dulce”) decidí abrir la tapa de la cesta de la basura y abrir el paquete directamente allí. Todos los golosos saben que la gloria de comer un dulce no sólo viene de ingerirlo, sino de experimentar la sensación de mirarlo, de abrirlo, de desenvolver el papel que lo conserva, de intentar descifrar su composición por el aroma que desprende…

Todo estaba listo. La tapa de la basura estaba abierta y ya tenía las manos tocando los bordes dentados de uno de los extremos del plástico para poder abrirlo de un tirón. Uno…dos….tres… ¡a romper el envoltorio! Final feliz? Sólo en mi fantasía dulcera. Mi ansiedad por llegar al bizcocho fue tan grande que sin pensar que la presión para abrirlo era importante para el éxito de la misión, mi tesoro salió del paquete, dio un salto mortal hacia arriba digno de admiración de cualquier acróbata del Cirque du Soleil, para luego aterrizar en la sección orgánica de la cesta, junto con la montaña fresca de cenizas de tabaco, el último trocito de queso Roquefort del pica pica de la noche anterior y la piel del pollo, aún húmeda y flácida, que había sacado de la sopa que había preparado para el almuerzo.

Con mi mente en blanco, las manos encima de la cesta de la basura y la mirada clavada en la piel de pollo que abrazaba impúdicamente a los copos de avena que decoraban mi bizcocho que yacía inerte de sabor en la superficie de la sección orgánica aceptaba la lección del destino, ya que ningún sacrificio puede venir sin una lección de vida, claro está. Este consejo para el buen vivir fue:

No pongas tu energía en pensar en los factores que condicionan a que tengas una experiencia completa de placer. Concéntrate en el placer en sí, en lo que él te produce, en el momento en el que lo estás disfrutando. No importa si llenas la casa de migas, o tengas que lavar un plato más. Saca ese bizcocho del envoltorio abriéndolo con los dientes y con las manos al mismo tiempo; experimenta tu instinto animal y come alguna que otra vez con la boca abierta. ¡Rompe un plato o dos si es necesario! Pero, por sobre todo, atrévete a sentir una sensación diferente cada vez que vayas al estante de los dulces, redescúbrelos mil veces. Así verás que cada vez será como la primera vez… y todos sabemos que la primera vez es siempre memorable. 😉

La venganza es un plato que se sirve mejor…¡mojado!

Quiero empezar aclarando que soy una amante total y absoluta de los animales, al igual que defensora activa de la lucha por sus derechos. Por este motivo, lo que comentaré a continuación debe tomarse como una acción seria y responsable de alguien que nunca haría daño a un animal por placer ni por ningún otro motivo. Una vez dicho esto, me alegra decir que… ¡por fin se ha hecho justicia en mi terraza!

Cuando mi gatita Chichi (sí, su nombre es Chichi…¡y a mi qué!) vino a vivir a casa tenía tan solo 2 meses. Esta bola de pelos gris con rayas era una croquetita de amor y ternura; se sentaba en mis piernas, ronrroneaba hasta al aire y venía todas las noches a darme besitos en la nariz. Llegado sus 6 meses de edad, Chichi reclamaba su derecho de poder salir a jugar a la terraza del piso de arriba y con felicidad accedí a su pedido, abriendo por primera vez aquella puerta para la exploración felina de mi querida mascota. Chichi saltaba, jugaba y se sentía cómoda en su nueva adquisición de territorio, así que decidí bajar a acabar de preparar la cena mientras ella seguía con su interpretación de Indiana Jones con bigotes.

No pasaron ni 20 minutos cuando de repente escucho un PUM, CRACK, MIAUUUUUU, GRRRRUAAAUUUUUU… y varios sonidos de tiestos cayendo al suelo. Voy corriendo a investigar la “escena del crimen” y cuando estaba a punto de subir las escaleras para ir a la terraza, veo una bala de pelos grises que volaba disparada hacia el dormitorio. Cuando llego arriba, antes de abrir la puerta el término “escena del crimen” cobró vida, sólo que en vez de presenciar salpicaduras de sangre por las paredes, tenía ante mí un cuadro de Pollock hecho en orina de gato macho; esto lo sé porque gracias a series como Dexter, aprendí a analizar las trayectorias de los fluídos corporales y sabía que por la altura y la inclinación de la asperción, aquel líquido fue liberado desde un órgano reproductor animal masculino, además, por supuesto, de tener la evidencia visual de un gato macho sentado en uno de los tiestos rotos. ¡Vaya gato desgaciado!; ahí lamiéndose las patas con satisfacción luego de haber enseñado a mi gata lo que significa estar al borde de un infarto. Mis estrategias de represalias no fueron buenas, ya que el intruso huyó antes de que pueda acercarme a darle un poco de su propia medicinal, con un buen chorro de agua de la manguera y no con lo que se estarán imaginando, pero desde aquel día juré venganza.


Chichi no volvió a ser la misma, nunca. Desde el incidente del galán del barrio la pobre víctima le tiene miedo hasta a su sombra. Aquel día fue recordado como el momento en que mi gata dejó de ser niña para convertirse en una mujer… bastante paranoica. Pasado el incidente, intenté subir y quedarme con ella en la terraza mientras jugaba, pero el gato, engendro del mismo infierno, no sólo sabía cuando ya no me encontraba en su perímetro de peligro, sino que además se consiguió un compinche de marcha y juntos se dedicaban a comer la hierba de gatos recién plantada, dejar regalos fecales en los tiestos que aún quedaban en pie y, por qué no, intentar montarse a la gata (cualquier similitud con la vida humana es mera coincidencia…¿o no?).

 Antes esto me hacia feliz… hasta que descubrí…
…¡esto!

Tras varios meses de intentos fallidos de manguerear al gato, finalmente había conseguido lo impensable; la posición visual perfecta e inadvertida, el paso de agua abierto a potencia máxima y el gato junto a su compinche, ambos despistados, oliendo el última colaboración sólida que habían hecho a mi naranjo. Este fue el día que tanto el gato, su compadre y yo lo recordaremos como el día D; el día del Diluvio. Mi primera satisfacción mangueral, de jugar al “efecto She-Ra” de pequeña, rodeándome de chorros de agua que caían sobre mi cabeza, fue superada por la primera vez que llevé la moto al tren de lavado en Barcelona, que a su vez fue superada por este momento glorioso en el que vi aterrizar el chorro de agua (en mis recuerdos con efecto de cámara lenta cinematográfica), con un vigor admirable, bastante inusual para el barrio, justo donde el intruso se encontraba escarbando descaradamente. El destino finalmente me sonreía, o mejor dicho se descojonaba de risa conmigo, mientras me despedía del némesis de la terraza y su secuaz con el Requiem de Mozart de banda sonora, adornado de correteadas y maullidos que indicaban el fin de los tiempos de invasión.

Me enorgullece decir que desde aquel día, los gatos foráneos se limitan a dejar sus regalos y deseos corporales en la terraza del vecino de a lado.

Vivo en Barcelona pero hoy… me siento neoyorquina

Eran las 8 de la mañana y me encontraba preparando la mochila para ir al trabajo. Esta es la hora del día en la que más echo de menos a mi adorado “Vitarita“, mi Suzuki Vitara… mi primer amor en cuatro ruedas en Paraguay, quien me permitía llevar media casa de ropa, zapatos y misceláneos accesorios deportivos y no tener que preocuparme por lo que me podía haber olvidado en casa y que perjudicaría mi plan del día. Ahora, con “Vespa Von Teese” no puedo hacer milagros, así que he tenido que modificar el concepto de moda que mis tías con tanta dedicación habían creado en mi, con todo su glamour y estilo. Esta mañana, rompiendo con todas las reglas establecidas, decidí ponerme un vestido negro, elegante y vaporoso para lucir bien en la oficina, acompañado de unas bambas y calcetines negros decorados con pequeñas ballenitas azules de miradas traviesas. Mientras miraba este inusual conjunto me puse a pensar en aquellos meses que viví en Nueva York, donde no podía entender esa combinación de indumentaria tan peculiar que llevaban las ejecutivas que bajaban del metro rumbo al trabajo, especialmente viniendo de “Tacónaltolandia”, donde por etiqueta usas zapatos de femme fatale hasta para ir del baño a la cocina.

Cuando ese mismo día volvía andando del supermercado, para mi sorpresa y admiración (y ahora guardo la modestia en mi bolsillo por un segundo) ni la combinación glamo-deportiva, ni el carrito de las compras con estampado de vacas, ni el paquete de 16 rollos de papel higiénico que llevaba como si fuese un bolso de Gucci evitaron la mirada pícara de unos cuantos transeúntes masculinos. 😉

Esto para mí fue una prueba irrefutable de que a veces, más de las necesarias, nos preocupamos por detalles que en un mundo real y extremadamente ocupado, no sólo pasan desapercibidos, sino que ni siquiera se conoce de su existencia. En palabras más simples, dejemos ya de comernos el coco por cosas que no importan y salgamos con el pecho en alto (para nosotras las chicas esto es un GRAN punto a nuestro favor) y recordemos que:

No son tus zapatos, es tu andar.
No es tu vestido sino la gracia con la que caminas.
No es tu pelo sino cómo lo haces bailar con el viento…

Hoy todas somos neoyorquinas. 🙂

Productos de la tierra…¡de la tierra de mi terraza!

Recuerdo cuando mi abuela me decía “en este país ni el más pobre podrá sufrir hambre si aprende a sembrar, porque si vas a cualquier campito perdido, rascas la tierra y tiras tres semillas locas te sale lo que sea…. ¡hasta patatas fritas!” Por supuesto que la historia tenía sus toques fantásticos para entretener a una niña pequeña (aunque más de una vez probé plantar una salchicha), pero lo real de esta historia es la virtud del clima y la tierra de muchos países sudamericanos, aprovechados para el cultivo de frutas que saben a sol y verduras que huelen a tierra fértil.

Independientemente al clima, en Paraguay existe un porcentaje muy alto de habitantes dedicados a la agricultura, la cual es una de las fuentes de exportación más importantes del país, por lo que consumir productos frescos más saludables que los que se pueden encontrar en supermercados no supone una gran inversión, como sucede, por ejemplo, aquí en España… y eso que aquí estos productos son de una calidad notablemente superior a la de otros países de Europa, donde casi todo crece dentro de un invernadero.

Javi luego de enseñarme a preparar el sustrato para mis flamantes tomates

Por estar acostumbrada a comer frutas y verduras con sabor (porque nadie puede negar que hay frutas en esta hermosa ciudad que saben a plástico) y por no querer consumir pesticidas de los que no sé las consecuencias a largo plazo, he decidido introducirme al mundo de los huertos en terrazas, ya que desafortunadamente el tener un jardín en Barcelona es un privilegio de sólo unos cuantos. Por ello, decidí informarme sobre opciones de cursos de huertos urbanos y descubrí los talleres de La Despensa Verde, un local precioso donde Javi y Yolanda comparten sus conocimientos sobre el funcionamiento básico de las plantas y también los puntos a tener en cuenta al momento de construir un huerto en una ciudad.

Yolanda,¡ la gurú de las hortalizas!… y yo iluminada por sus conocimientos 🙂

Javi y Yolanda me comentaron sobre sus experiencias de cultivar en casa; de cómo un huerto urbano es una opción más sana que comprar las frutas y verduras en una tienda y también la contribución que estamos haciendo para mejorar el medio ambiente, disminuyendo las emisiones de CO2 por el transporte de alimentos. Otra cosa que me ha hecho reflexionar fue su comentario sobre la pérdida del sentido de comunidad a raíz de la demanda de productos de regiones lejanas, ya que es verdad que hemos perdido el valor hacia la producción local. Antes íbamos a comprar carne al carnicero, verduras al verdulero y leche al lechero de manera religiosa. Ahora: megaultragigante supermercado.

El Team Verde, más conocido como “The Sweeties” 🙂

Pero por sobre todos los motivos por el cual cultivar es mejor que comprar, el más importante para mi fue el descubrir el sabor escondido en cada vegetal de un huerto propio, dado por el cariño y la dedicación que ponemos en algo que crece gracias a nuestro cuidado y conocimientos. Es como comerte el libro que has escrito… ¡y que encima tenga un sabor fantástico!

Animo a las personas que estén cerca de La Despensa Verde, o de cualquier otro sitio donde instruyan el arte del cultivo urbano, que se animen a disfrutar del placer de cosechar el fruto de su propio esfuerzo. Os aseguro que nunca se olvidarán de ese primer gazpacho ecológico, lleno de amor 🙂

Nuevas maneras de entender el mundo que nos rodea


Hace un tiempo atrás recuerdo haberme preguntado el secreto de la inteligencia en los seres humanos. ¿Por qué existen personas más inteligentes que otras? O mejor dicho, ¿qué realmente determina que una persona sea o no inteligente? El concepto de sabiduría e inteligencia nunca ha sido fácil de definir, ya que en muchos casos pensamos que se remiten estrictamente a las personas que por gracia de la naturaleza nacen con el don de poder absorber más conocimientos y experiencias que otras personas.

En este vídeo, Daniel Tammet, artista apasionado por el lenguaje y escritor con síndrome de Savant, nos explica su manera de percibir el mundo que le rodea, acompañado de una serie de métodos alternativos para adquirir conocimientos a través de nuevas formas de asociación de objetos, ideas y conceptos. Tammet menciona que la capacidad de aprendizaje no está supeditada a la genética o a un método en concreto, sino que aún existen un sinfín de tácticas para desarrollar nuevas habilidades perceptivas que, de ser practicadas, mejorarían la manera en que almacenamos nuestros conocimientos y experiencias, resultando en métodos inéditos de aprendizaje que derivarían en una fuente de ideas y perspectivas nuevas, así como caminos perceptivos por explorar.

Espero que este vídeo os sirva como me ha servido a mi para poder comprendernos mejor como especie, haciéndonos entender que no existe una fórmula maestra para determinar el camino de la sabiduría. ¿Por qué seguir andando por un sendero gastado, atestado y sin nada nuevo que ofrecer más que nuevas maneras de mostrar más de lo mismo? Mi humilde opinión es que no sólo no nos atrevemos a buscar nuevos rumbos por estar cómodos haciendo siempre lo mismo, sino también por culpa de una sociedad que por el ritmo que lleva no deja sitio para probar vías alternativas; un sistema esclavo de un tiempo que teme a ralentizarse por el horror que provoca el fracaso, negando la existencia de una segunda oportunidad.

No sólo necesitamos personas que se atrevan a descubrir estos caminos, sino también a gente que se atreva a experimentarlos. Hemos hablado lo suficiente, nos hemos quejado, hemos debatido, discutido y hemos llegado a conclusiones realmente asombrosas pero, ¿y si alguna de estas resoluciones podría mejorar nuestra calidad de vida como individuo y, por consecuencia, como sistema y lo único que estamos haciendo hasta ahora es escondernos detrás de la falda del conformismo? ¿Hasta cuándo seguiremos creyendo que hemos llegado hasta donde nos tocaba llegar?

Es tiempo de nuevas experiencias, de ideas frescas y de personas que vean al fracaso como una oportunidad para el aprendizaje . Como dijo Thomas A. Edison, “No me equivoqué mil veces para hacer una bombilla; descubrí mil maneras de como no hacer una bombilla”.

¿A qué esperamos? 🙂